Arte y cultura: vectores de cambio social

Hoy en día, hemos comprendido la importancia de la cultura para el cambio social. De hecho, puede expresarse más allá de los simples lenguajes orales. La música y la pintura, por ejemplo, gustan a todas las personas aunque no entiendan ni una sola de las palabras. ¿Pueden, por tanto, las innovaciones artísticas ser un medio de acercamiento entre las personas y las sociedades?

¿Qué es el arte?

La mayoría de la gente admite que el arte agrupa los logros del hombre con una finalidad estética y de transmisión de mensajes. Abarca varios campos como la pintura, la danza, la escultura, la música o el cine. Las creaciones pretenden tocar la emoción del público. Sin embargo, hay que entender que no toda expresión es artística. Por ejemplo, los documentales no buscan necesariamente conmover al público, sino simplemente transmitir conocimientos. La creación-invención es uno de los fundamentos del arte. De hecho, debe ser único, inventivo o imaginativo. Distinguimos varias variedades de arte, como el arte clásico, el arte moderno o el arte contemporáneo.

El impacto del arte y la cultura en la sociedad

En Canadá, las organizaciones utilizan el arte para cambiar la forma de pensar a nivel micro (es decir, individual), pero también a nivel macro (es decir, a nivel de población). En Francia, cada vez hay más proyectos que abogan por la diversidad cultural, la tolerancia y la globalización. Las bellas artes se están convirtiendo en una medicina filosófica. Ayudan a hacernos reflexionar sobre la posibilidad de construir un mundo más justo. Estimula nuestras emociones de forma repentina y visible. Los proyectos artísticos actuales hablan de la revitalización de los barrios, la solidaridad frente a la discriminación, el poder de las mujeres y la comprensión del otro. Sin embargo, para ser eficaces, las acciones de la cultura requieren la movilización de todos.

Lo que hay que recordar

El arte actúa sobre el mecanismo del pensamiento y la imaginación. Lleva a una reflexión crítica sobre nuestra cultura actual. A través de sus inventos, atrae nuestras emociones a los problemas cotidianos y también nos anima a cambiar nuestro comportamiento. El arte y la cultura buscan el desarrollo de la persona corrigiendo sus defectos. Juntos desarrollan puentes para reunir a los diferentes actores para actuar en nuestra sociedad. Los momentos de reflexión e intercambio que organizan se presentan como herramientas de información y sensibilización. Así, para responder a la pregunta inicial, podemos afirmar que el arte y la cultura son vectores de cambio social. Unen mundos que son indudablemente complementarios.